La Unión Económica y Monetaria (1957-2002)

La Unión Económica y Monetaria (UEM) es el resultado de un largo y progresivo proceso de integración económica en el seno de lo que hoy conocemos como Unión Europea. En la actualidad, la política monetaria es competencia exclusiva de los veintisiete Estados miembro de la Unión y el euro es la moneda común de diecinueve de ellos. Estos últimos componen lo que conocemos como la “Eurozona” o “zona euro”.

¿Cuál ha sido el camino seguido hasta llegar a esta “zona euro”? Con este texto explicaré el espacio que va desde el nacimiento del proyecto de integración europea en los años 50 hasta 2002, con la puesta en circulación del euro.

ORÍGENES

Para ponernos en situación, nos tenemos que remontar a una Europa devastada y dividida tras la Segunda Guerra Mundial, donde los países luchaban por superar sus estragos y reactivar la economía. Una idea rondaba en la cabeza del consejero económico y francés Jean Monnet, uno de los padres fundadores de la integración europea: “La puesta en común del carbón y el acero, para que a través de la economía se fuese avanzando en la integración política y lograr el objetivo último de la Paz”[1]. Idea que fue recogida por su superior, el ministro de Asuntos Exteriores Robert Schuman. La Declaración Schuman de 9 mayo de 1950 proponía la creación de una Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), formada en su origen por Alemania Occidental, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Países Bajos[2]. Esta declaración es fundamental ya que se considera el germen de la actual Unión Europea.

Posteriormente, en 1957 los Seis firmaron el Tratado de Roma que fundaba la Comunidad Económica Europea (CEE) y que supuso un gran impulso para la integración económica: creaba un mercado común basado en la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales, así como la creación de una unión aduanera.

En la vertiente monetaria, en esa época imperaban los acuerdos de Bretton Woods (1944-1973) que establecían un sistema de tipos de cambio fijos aunque con paridades ajustables y basadas en el patrón oro-dólar[3]. Sin embargo, las tensiones del sistema monetario internacional (que entre otras cosas amenazaban el sistema común europeo de precios agrícolas[4]) impulsaron la necesidad de retomar una integración monetaria europea. A raíz de ello se elaboró el Plan Barre I[5] (1968) y a año siguiente, en la cumbre de La Haya, los Jefes de Estado y de Gobierno de los Seis reiteraron su deseo “de seguir avanzando paulatinamente hacia una auténtica unión económica y monetaria[6]”.

Ese objetivo se materializó en el Informe Werner (1970), que proponía establecer una unión económica y monetaria en varias etapas y en el plazo de diez años (para 1980). Proponía conseguir la plena convertibilidad de las monedas de los Estados miembro, la integración de los mercados de capitales, así como la fijación de los tipos de cambio. También recomendaba reforzar la coordinación de las políticas económicas y un sistema comunitario de bancos centrales[7].

LA CRISIS DE BRETTON WOODS Y LA CREACIÓN DEL SISTEMA MONETARIO EUROPEO (SME)

Sin embargo, los difíciles años 70 bloquearon el proyecto: el colapso del sistema de Breton Woods (1973) y las crisis energéticas (1973 y 1979) alteraron un sistema económico internacional ya de por sí inestable. Para reactivar el proceso, los Seis acordaron el mecanismo de la “serpiente en el túnel” (the Snake System, 1972): tipos de cambio fijos pero flexibles para los Estados miembro. Sin embargo, el proyecto quedó reducido “a un área de estabilidad en torno al marco alemán”[8] .

En este contexto, y gracias al impulso de Francia y Alemania, los Nueve (en 1973 se habían adherido a la CEE Reino Unido, Irlanda y Dinamarca) reimpulsaron la cooperación en tipos de cambio y la creación de una zona de estabilidad monetaria en Europa[9] . El Sistema Monetario Europeo (SME, 1979) que establecía:

  1. Una moneda de referencia, el ECU. Su valor se calculaba como media ponderada de las monedas del SME.
  2. Un sistema de tipos de cambio fijos pero flexibles dentro de unas bandas de fluctuación de +/- 2,25% (con alguna excepción ya que Italia negoció un 6%[10]).
  3. Un mecanismo de crédito formado por la transferencia del 20% de las reservas de divisas y oro de cada país.

El Acta Única Europea (1986) fue la primera modificación importante de los tratados constitutivos. Supuso un importante estímulo puesto que más allá de confirmar los objetivos de una UEM y una moneda única, establecía un calendario para la creación del mercado único[11]. Se encargó a la Comisión Europea, presidida entonces por Jacques Delors, un informe con los pasos a seguir. En 1989 se publica el Informe Delors, en tres fases:

1ª fase 1990-1993 –   Liberalización completa para las transacciones de capital

–   Incremento de la cooperación entre los bancos centrales

–   Libre utilización del ECU

–   Mejora de la convergencia económica

2ª fase 1993-1998 –   Creación del Instituto Monetario Europeo (IME)

–   Prohibición a los bancos centrales de conceder crédito

–   Incremento de la cooperación de las políticas monetarias

–   Refuerzo de la convergencia económica y financiera

–   Preparativos para la 3ª fase (moneda única)

3ª fase 1999 –   Fijación irrevocable de los tipos de conversión

–   Introducción del euro (entrada en vigor: 2002)

–   Ejecución de la política monetaria única por parte del Sistema Europeo de Bancos Centrales

–   Entrada en vigor del mecanismo de tipos de cambio dentro de la UE

Fuente: elaboración propia a partir de la información del Banco Central Europeo[12]

 

LA UNIÓN ECONÓMICA Y MONETARIA

En 1989 la caída del muro de Berlín trajo consigo importantes cambios. En 1992 se firma el Tratado de Maastricht que supone un gran impulso en el proyecto europeo: pasa a denominarse Unión Europea, se inaugura el “sistema de pilares” y, en términos económicos, se establece el objetivo de lograr la UEM a más tardar el 1 de enero de 1991. Para logarlo se establecen los conocidos como “criterios de convergencia”:

  • Estabilidad de precios: Los Estados miembros deberán tener una tasa de inflación, observada durante un período de un año antes del examen, que no exceda en más de un 1,5% la de los tres Estados miembros con mejor comportamiento en materia de estabilidad de precios.
  • Finanzas públicas saneadas y sostenibles: déficit público inferior al 3% y deuda pública

inferior al 60%.

  • Estabilidad del tipo de cambio: Los Estados miembros de que se trate ha participado en el mecanismo de tipos de cambio (MTC II) durante al menos dos años sin tensiones graves.
  • Tipos de interés a largo plazo: no deben superar el 2% de los tres Estados miembros con mejores resultados en materia de estabilidad de precios.

Después de varias décadas, el 1 de enero de 1999 la UEM entró oficialmente en funcionamiento. Los miembros inaugurales incluían 11 de los 15 Estados miembro (Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal). Ni Grecia ni Suecia cumplieron con éxito los criterios de convergencia y Reino Unido y Dinamarca se aseguraron la exclusión voluntaria (opt-out) de la unión monetaria[13]. Finalmente, el 1 de enero de 2002, se pusieron en circulación los billetes y monedas en euros en doce países (Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal)[14]. Finalmente, el 1 de enero de 2002 se puso en circulación la moneda común del euro en doce países (Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal)[15].

ESPAÑA Y LA UEM

España solicitó formalmente su adhesión en las Comunidades Europeas en 1977 pero no fue hasta 1986 cuando se produjo su integración efectiva. Tres años después (1989) España incorporó la peseta al mecanismo de cambios del SME. A finales de 1995, bajo la Presidencia española del Consejo de la Unión Europea, se acordó la denominación de “euro” para la moneda común europea[16] y se confirmó el 1 de enero de 1999 como la fecha del paso a la moneda única[17]. España entró en el primer grupo de países que adoptaron el euro como moneda oficial en 2002 y el Banco Central Europeo como autoridad monetaria.

 

Paula Foces Rubio

 

[1] José María Beneyto y Belén Becerril: El proceso de construcción de las Comunidades Europeas: de la CECA al Tratado de la Unión Europea, en Historia de la integración europea (Ricardo M. Martín de la Guardia y Guillermo A. Pérez Sánchez), Ed. Ariel, 2001.

[2] Declaración de Robert Schuman, Información básica sobre la Unión Europea, Parlamento Europeo, 2020. Enlace: https://europa.eu/european-union/about-eu/symbols/europe-day/schuman-declaration_es

[3] Sistema de Bretton Woods, Guías Jurídicas, Wolters Kluwer. Enlace: https://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1jTAAASMzI0sztbLUouLM_DxbIwMDS0NDIwOQQGZapUt-ckhlQaptWmJOcSoAumvLrjUAAAA=WKE

[4] Michele Chang: History of Economic and Monetary Union, The European Union Series: Economic and Monetary Union, Palgrave, 2016, p. 10

[5] L’Union économique et monétaire: origine, fonctionnement et future, CVCE.EU et Université du Luxembourg. Enlace:  https://www.cvce.eu/education/unit-content/-/unit/7124614a-42f3-4ced-add8-a5fb3428f21c/96ed3cc1-215e-470e-9abf-316277829d74

[6] La Historia de la Unión Europea, 1969, Información básica sobre la Unión Europea, Parlamento Europeo, 2018. Enlace:   https://europa.eu/european-union/about-eu/history/1960-1969/1969_es

[7] Michele Chang, op. cit., p. 10

[8]                 El camino hacia la UEM, Banco de España. Enlace: https://www.bde.es/bde/es/secciones/eurosistema/uem/la-union-economi/el-camino-hacia-/El_camino_hacia_la_UEM.html

[9] Michele Chang, op. cit., p. 12

[10] Ibid., p. 12

[11] Banco de España, vid. nota 8

[12] La Unión Económica y Monetaria, Banco Central Europeo. Enlace: https://www.ecb.europa.eu/ecb/history/emu/html/index.es.html

[13] Michele Chang, op. cit., p. 20

[14] La introducción inicial del euro (200), Banco Central Europeo. Enlace: https://www.ecb.europa.eu/euro/changeover/2002/html/index.es.html#:~:text=La%20introducci%C3%B3n%20del%20euro%20en,de%20308%20millones%20de%20habitantes.

[15] La introducción inicial del euro (2002), Banco Central Europeo. Enlace: https://www.ecb.europa.eu/euro/changeover/2002/html/index.es.html#:~:text=La%20introducci%C3%B3n%20del%20euro%20en,de%20308%20millones%20de%20habitantes.

[16] España y la Unión Europea, Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Gobierno de España. Enlace: http://www.exteriores.gob.es/portal/es/politicaexteriorcooperacion/unioneuropea/paginas/espue.aspx#:~:text=Tres%20a%C3%B1os%20y%20medio%20despu%C3%A9s,Bajos%20y%20Luxemburgo%20desde%201979.

[17] La historia de la Unión Europea – 1995, Información básica sobre la Unión Europea, Parlamento Europeo, 2018. Enlace: https://europa.eu/european-union/about-eu/history/1990-1999/1995_es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *